Mañana, 6 de noviembre, se celebra el Día Internacional de las Personas Cuidadoras

 La Tecnología Sanitaria ofrece soluciones que facilita la labor diaria del cuidador

  • Fenin puso en marcha, en el mes de marzo, la Campaña de Apoyo al Cuidador para poner en valor su figura, a través de herramientas, recomendaciones y consejos
  • España es el tercer país más envejecido del mundo por lo que el número de pacientes crónicos y dependientes ha aumentado en los últimos años
  • En el 85% de los casos, la familia, y en especial las mujeres, sigue siendo el pilar principal del cuidado de personas dependientes

 

Madrid, 5 de noviembre de 2018.- El progresivo envejecimiento de la población española, con casi 19 millones de enfermos crónicos y un aumento imparable de personas dependientes, hace que la figura del cuidador cobre cada día más protagonismo a nivel social en nuestro país. Con motivo del Día Internacional de las Personas Cuidadoras, que se celebra mañana, Margarita Alfonsel, secretaria general de Fenin, ha recordado que “la tecnología sanitaria ofrece soluciones que facilitan la labor del cuidador. Es el caso de las ayudas técnicas y productos de ortopedia, material de cura, material de ostomía, productos para la higiene y desinfección, las terapias domiciliarias (respiratorias, diálisis peritoneal) o las aplicaciones móviles y dispositivos de administración de medicamentos, que ayudan al control y seguimiento de enfermedades”.

Como muestra del compromiso con este colectivo, el sector de Tecnología Sanitaria puso en marcha la Campaña de Apoyo al Cuidador, en el mes de marzo, con el objetivo de poner en valor esta figura no siempre reconocida en nuestra sociedad. La campaña se inscribe en el marco del Convenio de Colaboración que el Colegio Oficial de Farmacéuticos de Madrid (COFM) y Fenin firmaron hace unos meses para desarrollar acciones conjuntas de carácter científico, formativo o de Responsabilidad Social Empresarial. 

El farmacéutico es el aliado perfecto para cumplir con los objetivos marcados en esta campaña, ya que la oficina de farmacia es el establecimiento más próximo al ciudadano, que aporta información y apoyo profesional, además de contribuir a mejorar las condiciones en las que el cuidador desarrolla sus actividades y tareas diarias.

En total, 379 farmacias situadas en varios de los distritos de la capital que cuentan con una población más envejecida (Ciudad Lineal, La Latina, Moratalaz y Carabanchel) disponen de los trípticos informativos donde se facilitan consejos de salud y recomendaciones a las personas que prestan cuidados y atención a las personas mayores o dependientes que necesitan ayuda para realizar alguna o algunas de las actividades de la vida diaria. Asimismo, se ofrece información sobre las herramientas y recursos disponibles para apoyar su labor desde los ámbitos sociosanitario e institucional y desde las propias asociaciones de pacientes.

Mujer, cuidadora principal

Nuestro país es el tercero más envejecido del mundo, lo que hace que aumente cada vez más el número de personas dependientes que requieren una atención permanente y el número de cuidadores. “Esto supone un reto para nuestro sistema sanitario, por lo que debemos impulsar la búsqueda de soluciones apropiadas para que el sistema pueda dar respuesta a este desafío”, explica Margarita Alfonsel.

El entorno familiar, y en especial las mujeres, sigue siendo el pilar principal del cuidado de personas dependientes en nuestro país en un 85% de los casos. Tal y como detalla Alfonsel, “el cuidador o cuidadora principal asume múltiples tareas, dedicando tiempo y energía durante un periodo prolongado, afrontando la diversidad de situaciones complejas que los cuidados conllevan, con el consiguiente impacto físico y psicológico sobre su propia vida”.

De hecho, esta labor puede llegar a convertirse en una exigencia o en una fuente de frustración, incluso de enfermedad para la persona que realiza este papel. “El deterioro de las relaciones sociales, el bajo rendimiento laboral, los trastornos del sueño, la ansiedad, la depresión o el sentimiento de culpa son, en muchas ocasiones, consecuencias de su cometido”, apunta.